viernes, 25 de noviembre de 2011

Decisiones de startup: emprendedor o empresario

Si hay algo que cualquier emprendedor debería tener claro cuando empieza su aventura empresarial es que la mayor parte de las startups están condenadas al fracaso. Sin embargo, si hay que destacar una cualidad de cualquier emprendedor es la determinación y la constancia por lograr que su visión pueda convertirse en realidad. Normalmente a los cinco años de vida de una empresa hay tres escenarios posibles: que la startup hay desaparecido, que se hayan tomado decisiones acertadas conviertiéndose en una empresa con una organización más profesional , o bien que otra empresa decida comprar la startup para integrarla dentro de su estructura empresarial.

Este tercer escenario es quizá el que más curiosidad me despierta: qué pasa cuando una startup es adquirida por otra empresa? La respuesta es sorprendente puesto que la inmensa mayoría está condenada al fracaso (aunque el emprendedor haya llenado sus bolsillos en el proceso). Y como muestra está la experiencia de Yahoo comprando empresas. Lo cual no deja de ser paradójico, puesto que si una gran empresa pone sus ojos en tu startup es que algo estarás haciendo bien.

Un emprendedor que tiene delante una oferta de compra lo primero que ve son los puntos positivos de la operación.  (A) El primero de ellos es que dirá adiós a los dolores de cabeza el día 20 de cada mes cuando tenga que cuadrar los flujos de caja.  (B) El siguiente es que la estructura en la que se integra le permitirá centrarse únicamente su core empresarial. (C) Podrá tener acceso a gente del mundo empresarial que antes ni podía imaginar y por lo tanto (D) los proyectos que empezará a gestionar serán más importantes.  Podríamos continuar con unos cuantos más, sin embargo veamos estos puntos con otra perspectiva: (A) Los flujos de caja le exigirán una rentabilidad mayor de los recursos que utilice. No olvides que los stakeholders de cualquier multinacional quieren obtener a ser posible dobles dígitos en sus inversiones. (B) Generalmente la startup adquirida se convierte en una Business Unit dentro de la nueva estructura empresarial, por lo que los fundadores acostumbrados a no tener que reportar a nadie, se pueden ver superados por las reuniones, consejos, reportes, etc a las que semanalmente tendrán que ir a dar explicaciones de las decisiones que tomen. (C) Aún siendo cierto que los proyectos a los que podrá acceder serán más importantes, la presión por conseguir resultados le pueden poner en la encrucijada entre escoger un proyecto rentable o un proyecto con una alta incertidumbre empresarial pero que suponga un reto.

Esto son sólo algunas consideraciones a tener en cuenta. Por sí mismas no son ni buenas ni malas, como todo, depende desde el prisma y/o las circunstancias en las que el emprendedor se encuentre y a donde quiera llegar.

Lo que no tiene discusión alguna es que una de las causas principales del fracaso en la integración de una startup en una organización es la dilución o desaparición del ADN empresarial que los emprendedores aportaron al proyecto desde el comienzo. Y por lo tanto es más que probable que lo que ha llevado a la empresa a comprar esta startup desaparezca por el mero hecho de comprarla. Para esto hay dos posibles soluciones: o bien que la empresa adquirente tenga también ADN emprendedor (y ni eso garantiza el éxito) como es Google o bien que se mantenga la independencia absoluta de la startup (cosa complicada en una integración).

Para finalizar os dejo una lista de empresa adquiridas por Google...a ver si dentro de poco veo vuestra empresa aquí :-)